Quienes Somos    Congresos    Acción Comunitaria    Familia    Afiliación    Docencia    Contacto REVISTA QF
Febrero de 2016 ¡Nuevo!
Homepage  
MUJERES PALPITANTES DE AYER Y HOY
Desde la misma eternidad la Biblia dice que Dios tuvo en mente crear al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza (Génesis 1.27)
Felisa Leconte
Esta enseñanza de las Escrituras siempre me hizo pensar en mi condición de mujer, lo valiosa e importante que soy para Dios porque llevo impresa su imagen en mí. Y ésta imagen está en cada mujer creada por Él, contrariamente al concepto de la sociedad machista - desde los tiempos del Antiguo Testamento hasta nuestros días - tiene de las mujeres.
Vemos en toda la Biblia cómo las mujeres han sido utilizadas para ejecutar los planes y propósitos divinos. ¡Qué inspirador es saber que tanto el Padre como el Señor Jesús creyeron en la mujer y la dotaron de capacidades y actitudes valiosas para ser útiles en su ministerio!.
Pasemos a mencionar algunas del Antiguo Testamento que fueron ejemplos de obediencia, sumisión y disposición para la tarea que les fue encomendada.
Preguntémonos: ¿Cómo pasaremos nosotras la antorcha a nuestra generación venidera? Hoy nos gozamos por tantas hermanas consagradas y comprometidas en el servicio al Señor, pero Él está esperando que todas las mujeres de su Iglesia despierten al desafío de su causa.
No importan las dificultades, no importan las comodidades, no importan las críticas, sólo pensemos que nuestro Señor creyó en nosotras y es nuestro deber no defraudarlo.
ASÍ FUE COMO DIOS…
Miró a Débora
L a convirtió en gobernante, jueza, profetisa, poetisa, capitana del ejército, esposa. El Señor la convirtió en su voz ante su pueblo. Idónea para un tiempo en crisis. Débora le pregunta a Barac qué esperaba para cumplir con la orden de Dios. Y él responde: “Si tú vas conmigo, yo iré, pero si no vas conmigo, no iré”: Débora dice: “Iré contigo” pero le aclara que la gloria de la jornada que emprendía no sería de él, porque en mano de mujer entregaría Jehová a Sísara. (Jueces 4.6-9 RV95).
Miró a Noemí, mujer piadosa y temerosa de Dios
Había emigrado con su esposo y sus dos hijos a tierra moabita donde murieron los tres. Al quedar desamparada, ella emprendió el regreso a Belén. Tal fue el impacto que hizo en la vida de sus nueras, que ellas conocieron al Señor a través de su gran fe. Así fue como Rut aprendió a amar a Dios y su lealtad fue tal que no quiso dejar sola a su suegra.
La joven, una mujer sabia, hizo una elección inteligente al adoptar al Dios de Noemí como propio y respondió: “No me ruegues que te deje y me aparte de ti, porque dondequiera que tú vayas, iré yo, y donde quiera que vivas viviré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios, mi Dios” (Rut 1.16, RV95)
Miró a Ana: madre del profeta Samuel
Ella fue una gran mujer de oración quien ante su dolor e impotencia por no poder concebir un hijo, recurrió al dador de la vida. Dios escuchó la oración de su sierva y le concedió su pedido. Ella en gratitud dedicó a su hijo para el servicio del Señor trayéndolo al templo y ante el sacerdote Elí dijo: “¡Oh señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti, orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová, todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.” (1ª. Samuel 1. 26-28).
Testimonio de Yvonne Jouan
HEME AQUÍ YO IRÉ…
Francia 1923 en la provincia de La Bretaña nacía  yvonne Jouan , quien a los 5 años quedó huérfana y su único pariente, un tío, la llevó al hogar de niños Evangélico Bautista. Allí conoció a Cristo como su Salvador y Señor.
A los 18 años salió del hogar y fue a cuidar un matrimonio anciano de pastores hasta los 21 años.

Luego trabajó en un hospital, durante 2 años cuidando enfermos de la guerra. En ese tiempo conoció a quien sería su esposo. Después de 2 años de casados vinieron a la Argentina,  no sabiendo hablar el castellano. Tuvieron 8 hijos, 2 fueron mellizos, falleciendo uno de ellos.

Después de vivir en la Argentina 12 años el Señor se llevó a su esposo en un accidente de tránsito . Pasó 2 años con amnesias parciales y 5 años de recuperación emocional, física y espiritual , fueron años duros, llenos de preguntas, tratando de criar a sus 7 hijos, hasta que un día pasó frente a una iglesia Bautista y volvió a congregarse , respondiendo al llamado del Señor para servirle donde el quisiera .
Así comenzó su vida misionera, simple y sin grandes proyectos, donde veía que el Señor estaba trabajando ella se añadía a la labor.
Cerca de su casa,  Villa de  Mayo, Buenos Aires  comenzó una obra junto con el pastor Conrado Cultrera y la iglesia Ucraniana de caseros,
En el km 30 comenzó en una casa de familia con reuniones de oración hoy en día es una hermosa iglesia.. Luego en el Perjil  cuando hubo un grupo siguió el pastor Tamburi de La Unión Evangélica.

En Gran Bourg repartiendo tratados, una niña la llama para que hable con su mamá, quien era una creyente apartada que tenía 12 hijos, comenzó a tener reuniones allí, ella era ucraniana, invitó a los hermanos de Caseros quienes vinieron, también estuvieron los hermanos Nazarenos. Y hoy hay una iglesia.
Fue a la ciudad de  Pilar allí comenzó en casas de familias, luego llamó a la iglesia Nazarena quien se hizo cargo de la obra.
El Señor la llamó un poco más lejos de Buenos Aires y la llevó a los Antiguos provincia de Santa Cruz, donde quedó un grupo que se sigue reuniendo.

Uno de sus hijos se fue a vivir a Tierra del Fuego, Ushuaia  lo fue a visitar y sintió el llamado a Tolhuin 150km de Ushuaia allí comenzó como siempre repartiendo tratados, reuniones caseras y hoy funciona una hermosa iglesia. Luego fue a 28 de Noviembre con su nueva misionera Sara trabajaron allí predicando, no quedó formada una iglesia, pero sí personas convertidas al Señor.
Después fue a Villa la Angostura, juntando creyentes que no se reunían, y reuniéndose en casas, hablando a otros de Cristo, estuvo allí 9 meses, y otros continuaron la obra.
Y parece el cuento de nunca acabar, pero de allí fue a Lago Posadas provincia de Santa Cruz, allí también dejó un grupo que se sigue reuniendo y creciendo. El gozo es que en cada lugar donde fue, o se formó una iglesia o hay hermanos fieles que se siguen reuniendo, pero en cada lugar hay testimonio del Evangelio.

El trabajo en cada lugar comenzó repartiendo tratados, buscar una casa que se abra para tener reuniones, formar un grupo y pedirle a algún pastor que su iglesia se haga cargo.
Hoy tiene 90 años, ustedes creen que se quedó quieta, no, no deja de trabajar para el Señor , está visitando Playa Dorada, Río Negro, repartiendo tratados haciendo evangelismo personal, y varias personas ya aceptaron al Señor, sus fuerzas van decayendo, y alguien dijo:
¿Quien tomará la antorcha?

Cada lugar fue especial, lugares donde la llamaron a orar, luego se formó un grupo, otros el desafío de ir donde no había testimonio de Cristo. Ella repite las palabras del Señor “La mies es mucha los obreros pocos”, quien responderá. Heme aquí.
Lo poco en las manos del Señor el lo multiplica, un folleto, un testimonio, todo lo que hagas para el Reino de Dios, te va a sorprender, una iglesia no comienza con multitudes, sino con alguien que decide obedecer al Señor.

Testimonio de Alicia Gronda, Desafío de un legado

“No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios” (2 Corintios 3.5).

No ha sido fácil… ¡pero ha sido glorioso! Glorioso saber que ha sido su fuerza y su gracia las que me sustentaron.
Ya hace diez años que el Señor llamó a su presencia a mi esposo Calixto A. Balocco. Desde aquel entonces continúo pastoreando a la congregación bautista de Mar del Plata “Cristo victorioso. Jesús está aquí”.
Desde mi inicio ministerial como pastora, Dios ha estado hablándome y dándome las indicaciones para desarrollar la labor. Claro que hubo desafíos, y muchos, y doy gracias al Señor por cada uno de ellos. 
Uno de los desafíos fue desarrollar el rol pastoral desde una autoridad femenina y la ampliación de la iglesia, sumado a las labores cotidianas pastorales. 
En todo vi la mano de Dios. En el apoyo incondicional de muchos hermanos de la congregación y pastores amigos; y en el milagro de ver la gracia y el favor del Señor para cada necesidad importante y urgente.
Quiero compartir contigo, mi hermana, algunas de las promesas de Dios que me fortalecieron y ayudaron a seguir adelante y avanzar en la visión.
“Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán” (Salmo 63.3).
Me gustaba pensar y declarar esta palabra poderosa, a veces entre lágrima y lágrima, mientras iba a ministrar a las obras. ¡Me llenaba de su esperanza!
Dice Jesús: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre” (Juan 14.16).
Conocer a ese “otro” Consolador más íntimamente ha sido el tesoro más valioso de mi transitar con Él.
“No temas porque yo estoy contigo; no desmayes porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41.10).
Este texto quedó sellado a fuego en mi vida por el mensaje de un siervo de Dios que ya está en su presencia, Roberto Romanenghi, quien años atrás recorría las obras misioneras en su camioneta llena de Biblias. Gracias a él aprendí que el Espíritu Santo es una persona que se quiere relacionar íntimamente con nosotros… 
Este ha sido un precioso tiempo para intensificar mi comunión con Dios. No solo para vencer la soledad y las luchas diarias, sino también para emprender los grandes desafíos misioneros.
Para la persona del Espíritu Santo es toda mi gratitud, por su trabajo amoroso y paciente tanto en lo ministerial como en lo familiar, sobre cada uno de mis hijos y nietos, en quienes se está cumpliendo esta palabra: “Y la descendencia de ellos será conocida entre las naciones, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, reconocerán que son linaje bendito de Jehová” (Isaías 61.9).
Mi agradecimiento al apóstol Emilio Kohn por darme la oportunidad de servir a los pueblos originarios del impenetrable chaqueño (junto con nuestra congregación) y un mayor privilegio por ser yo misma chaqueña. Pero de una manera muy especial quiero reconocer a mis amados pastores y apóstoles: Marcelo y Alejandra D’Emilio que han estado junto a nosotros en todo momento, mes tras mes, ministrándonos en la preciosa visión celular.
Actualmente el enfoque ministerial de la iglesia local es: ganar, consolidar, discipular y enviar.
Las puertas están abiertas para recibir a todos aquellos que nos quieran visitar cuando se acerquen a Mar del Plata. Estamos para servirlos. Dios los bendiga.  

Pastora Alicia N. Gronda
Mar del Plata

Testimonio de Evangelia Blanca Caló de Pavia:
Recordando a mi hijo especial en el día de su nacimiento

Hijo mío, está llegando el día de tu nacimiento: aquel martes 13 del año 53, día inolvidable, donde un ángel bajó a mi regazo. Te pusimos por nombre Roberto Agustín, mi mente recorre, vuela recordando tu imagen en mi memoria y en mi corazón, aun está y cómo olvidar ese rostro… lleno de luz y de amor. Llegó a este mundo para que muchos polemizaran acerca de él. Se podían oír los comentarios, nadie sabía nada, ni profesionales, ni especialistas se podían poner a la altura de las circunstancias ya que no sabían cómo tratarlo. Mentes privilegiadas quedaron en el camino que luego de mucho andar, Dios los iluminó, para que pudieran darles la contención a muchos que aun no admiten que son seres especiales, que no saben ni quieren saberlo. ¿Intuías que antes de que naciéramos el Señor ya había planeado nuestras vidas? Somos sus criaturas y dice en su Palabra que a imagen y semejanza de Él fuimos creados, está en nosotros descubrir el propósito que Dios tiene para tu vida; para la mía ya lo sé.

En Juan 9. 3 dice: “Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí ¿quién pecó, este o sus padres para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó, este, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él”.

Mientras Blanca me contaba su historia descubrí que seguiría sorprendiéndome cada vez más. Después de Robertito vino Gracielita, también con síndrome de Down. Muchas veces, a causa del rechazo y la incomprensión, ella no tenía deseos de ir ni a la iglesia, entonces venían los dos y le preguntaban: “¿Vamos a la iglesia?”. Y ella contestaba, “No, porque va a llover”. Sin discutir, los dos se arrodillaban al lado de la cama y se oía una oración: “Señor Jesús, que salga el sol para que podamos ir a la iglesia”. Acto seguido, exclamaban: “Ahora vas a ver”. Salían al patio con la manito señalando el cielo… y el sol salía y la familia completa iba a la reunión.
Junto con su esposo decidieron llevar una vida normal contra viento y marea así que salían a comer con ellos vestidos impecables y decididos a regalar su saludo inocente y cariñoso a todo el mundo.
Un día de lluvia el pastor se ofreció a llevarlos de regreso de una reunión que se realizó bastante lejos de su casa. Durante el viaje Robertito cantó un himno con todas sus estrofas y como debe ser, el coro repetido en cada una de ellas. Blanca temía que el pastor se cansara ya que cantaba a toda voz y la tormenta arreciaba haciendo difícil el manejo del auto. Cuando finalizó, miró triunfal al “chofer” preguntando: “¿Te gustó?”. A lo que el pastor dijo “¡Sí! Claro que sí”, “Bueno –dijo él-, entonces, ¡te lo canto de nuevo!”.
Robertito vivió hasta los 46 años y Gracielita ya cumplió 57. Aunque su salud se ha deteriorado, aun así ella ha alabado al Señor y orado por los que la cuidaban y sus compañeros de internación.
Elisabet R. de Prokopchuk

 



Mujeres Bautistas Argentinas
Virrey Liniers 42 - Piso 4 | Capital Federal | Tel: 54 011 4864-2711 Int.120
Copyright 2011 Mujeres Bautistas Argentinas . Todos los derechos reservados

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player