Quienes Somos    Congresos    Acción Comunitaria    Familia    Afiliación    Docencia    Contacto Quehacer Femenino
31 de Mayo de 2014 Homepage  
ACTUALIDAD
Nuevas Masculinidades
 

"Estamos embarazados", dijo Cristian alborozado -un fornido varón cercano a los 40-, anunciando la llegada de su segundo hijo al matrimonio que forma junto con Patricia, su esposa. Me llamó la atención la primera persona del plural.
-¿Estamos?- pregunté.
- Claro, hoy los varones somos parte del embarazo de nuestra esposa, ya no sólo entramos en la sala de parto, ahora Huggies ha inventado una faja que nos permite sentir los movimientos del bebé que crece dentro del vientre de nuestra esposa - aunque, enseguida aclaró-: Espero que no inventen una para simular los dolores de parto...no sé si me la pondría.

Seguramente Cristian no tiene memoria de haber escuchado a su abuelo o a su padre decir alguna vez algo semejante a lo que él dijo con tanta naturalidad, sin embargo, al igual que él, muchos varones de hoy están construyendo una nueva percepción de lo que es ser masculino.

Acaso, Cristian tampoco fuera consciente de que su expresión es un indicador de varios fenómenos sociales que ya no pasan inadvertidos al observador medio: la profusa cantidad de libros que abordan el tema, el surgimiento de un movimiento de hombres que se agrupan para redescubir su identidad masculina y, más aún, la aparición de un nuevo campo de estudio e investigación académica que ha dado en llamarse nuevas masculinidades.

¿Qué es la masculinidad?
Una rápida conceptualización de masculinidad podría decir que es el conjunto de valores, comportamientos y aptitudes que se constituyen en atributos propios del hombre. Por ejemplo, algunos de los atributos masculinos que se consideran necesarios en nuestra cultura occidental son: cuerpo fornido, rudo, exitoso, gusta de los deportes, racional, poderoso, poco sensible, competitivo, reconocimiento público, proveedor, trabajador. Como vemos, éstos atributos pertenecen al orden de lo cultural y lo simbólico, con lo cual pueden variar según los tiempos. Entonces, ¿qué es lo escencialmente masculino?.

El dato más obvio es el biológico. Desde su disposición anatómica, hasta la conformación del sistema endocrino, las diferencias están a la vista. El sustrato biológico masculino no le permite concebir, parir y mamantar. En la actualidad, las imagenes que surgen del escaneo cerebral también están revelando diferencias en el mapeo encefálico masculino-femenino.

Entonces, aparte del dato biológico (que no es menor) cabe inferir que el resto de las peculiaridades masculinas son culturales y, por lo tanto, aprendidas y relativas. Sin desconocer lo innato (rasgos o comportamientos que dependen del patrimonio hereditario), la influencia cultural es el factor de mayor incidencia en la construcción de la masculinidad. El sexo se hereda (masculino-femenino). La masculinidad (y la feminidad) se construyen a través de un proceso de aprendizaje.

Jorge Galli
Terapeuta Familiar
Director del Departamento de Carreras Institucionales del SITB

Fragmento del último número 222 de  2014 pág. 10
Nuevas Masculinidades

 





Mujeres Bautistas Argentinas
Virrey Liniers 42 - Piso 4 | Capital Federal | Tel: 54 011 4864-2711 Int.120
Copyright 2011 Mujeres Bautistas Argentinas . Todos los derechos reservados

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player