Quienes Somos    Congresos    Acción Comunitaria    Familia    Afiliación    Docencia    Contacto Quehacer Femenino
23 de Marzo de 2015 Homepage  
Nota extraída de Quehacer Femenino Nro 226
Mujeres que construyen futuro en diversidad

Texto Lema 2015
Mateo 11:28 (DVC):
"Vengan a mí todos ustedes, ñps agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar. Lleven mi yugo sobre ustedes, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallarán descanso para su alma".

Deuteronomio 32:46-47 (RVC):
"Entréguense de corazón a cumplir con las palabras de esta ley que hoy les he expuesto, y vean que sus hijos las cumplan, y ocúpense de cumplirlas. No se trata de palabras sin sentido, sino que se trata de su propia vida. Por medio de esta ley ustedes prolongarán su vida sobre la tierra al otro lado del Jordán, adonde ahora se dirigen para tomar posesión de ella".

Introducción
Al presentar a nuestras lectoras este estudio Bíblico deseamos hacerles llegar una herramienta que puedan utilizar en sus grupos de mujeres o para estudio personal.

Les recomendamos que tengan a disposición una Biblia con referencias y concordancia, un Diccionario de lengua española, y también un Diccionario Bíblico, que aporta datos muy interesantes. El estudio está dividido en tres partes que se podrán utilizar individualmente.
Como la revista trimestral, podemos asegurarnos un estudio bíblico por mes, y tener así mejores resultados y bendición espiritual.

Parte 1 . Vengan a Descansar
Trataremos el tema de la DIVERSIDAD y cómo construir FUTURO teniendo en cuenta nuestro texto lema de Mateo 11.29. En el siglo XXI, ha surgido el tema y muchos sectores de la sociedad, en todo el mundo occidental, buscan cómo tender puentes sobre los abismos de desentendimiento, discriminación y desigualdad que nos aquejan. Pero nada prospera, porque sólo se alcanzaría el éxito si atendiéramos a las enseñanzas de Jesús y las pusiéramos en práctica. "Aprended de mí".

"Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, y yo los haré descansar. Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros" (Mateo 11.28-30, DHH.).

Este pasaje, que sólo registra Mateo, es sin duda uno de los más memorizados por los creyentes de todos los tiempos. Trasunta la dulzura y la compasión de ayer y de hoy. Contiene dentro de sí varios puntos para considerar separadamente. En primer lugar es una invitación dirigida a quienes están agobiados, apenados y sobrecargados, seguida de la promesa de alivio y descanso. Dice un comentarista: "Jesús invita a los hombres fatigados y hastiados por los trabajos morales y físicos de esta vida y cargados con aquel pesado yugo de la ley antigua como estaban los judíos, o con el peso moral de la corrupción en que estaban anegados los paganos".

La religión basada en la ley mosaica del cumplimiento estricto y minucioso más la tradición posterior que añadió otras disposiciones pesadas (ver Mateo 23.4), no podría vivirse gozosamente sino con temor y culpa. Por otra parte, fuera del pueblo judío estaban los gentiles ligados a costumbres inmorales que Pablo describe muy bien en algunas de sus epístolas, por ejemplo, 1 Corintios 6.9-11a. Esa vida sólo podía producir hastío y cansancio interior. Los grecorromanos desencantados de sus deidades habían adoptado los dioses de las religiones orientales, "los dioses de la salvación".

Esta salvación estaba referida a que fueran librados de males como la guerra, las pestes o catástrofes, pero no buscaban ni encontraban sosiego estpiritual sino abrumadora desesperanza.

Además de estas condiciones culturales y creencias religiosas de la época del Señor, estaban y están los apesadumbrados por dolores morales, aflicciones, frustraciones, existencias sin rumbo cierto. Vidas fatigadas. A estas llama Jesús a venir a Él para encontrar descanso y alivio.

En la existencia humana el reposo es una necesidad imperiosa para sanar y restaurar fuerzas y seguir adelante con los quehaceres, cualquiera sean. Y en la invitación de Cristo está presente la idea del descanso fructífero, que anima y fortalece el alma. También está implícita en sus palabras de despedida a los apóstoles: "Les dejo la paz, les doy mi paz; la paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya en ustedes ni angustia ni miedo" (Juan 14.27, LBPL). Descansen de la angustia, descansen del temor...Sigue diciendo Jesús en el pasaje de Mateo: "acepten mi yugo y aprenden de mí que soy paciente de corazón y humilde" (LBPL), "manso y humilde", dicen otras versiones. Eran cualidades opuestas a las de quienes desde la autoridad religiosa de su tiempo exigían el cumplimiento del "Yugo de la Ley". La paciencia, la mansedumbre y la humildad no se consideran virtudes en la cultura de esa época. Sólo eran aplicables a los siervos. Jesús al adjudicarlas a su persona reafirmó su vocación de Siervo que "vino para servir y para dar su vida en rescate de muchos (Mateo 20.28, RV).

Revista Quehacer Femenino Nro. 226
Continúa Parte II y Parte III

Elva Ermili de Coconi

Integrante de la Comisión Archivo Histórico e Historia Reciente.
Iglesia Metodista, Neuquén.

Graciela Rodríguez Mansilla de Mantelli
Coordinadora de la Comisión Archivo Histórico e
Historia Reciente. Iglesia Neuquén Oeste.



Mujeres Bautistas Argentinas
Virrey Liniers 42 - Piso 4 | Capital Federal | Tel: 54 011 4864-2711 Int.120
Copyright 2011 Mujeres Bautistas Argentinas . Todos los derechos reservados

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player