Quienes Somos    Congresos    Acción Comunitaria    Familia    Afiliación    Docencia    Contacto Quehacer Femenino
14 de Julio de 2015 Homepage  
Nota extraída de Quehacer Femenino Nro 227
¿Cómo empezar nuestro día?
La obesidad es una enfermedad caracterizada por el aumento de la grasa corporal, cuya magnitud y distribución condicionan la salud del individuo. Es una patología crónica y multifactorial. El índice de la masa corporal (IMC) es un indicador de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza frecuentemente como un método para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

Según los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS): IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso. IMC igual o superior a 30 determina obesidad. Además del peso, un dato de gran valor es dónde está localizada la grasa. Generalmente en las mujeres se encuentra a nivel de la cadera, denominado muchas veces como "cuerpo de pera" u obesidad ginoide; en los hombres su distribución es abdominal, conocido como cuerpo de manzana u obesidad androide, asociado esto al aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión arterial, entre otras.

La obesidad no es sólo el resultado de la herencia genética, sino de un mal hábito de alimentación que, según expertos, se inicia desde edades muy tempranas. Un ambiente familiar estable y con una buena educación alimentaria podrá evitar que el niño sufra de obesidad con el paso de los años y mejorar su calidad de vida. La Fundación Interamericana del Corazón Argentina, indica que el 20% al 25% del total de la población de niños y adolescentes de América Latina tiene sobrepeso y obesidad. Es decir, 1 de cada 4. Cuando la leche materna deja de ser suficiente para atender las necesidades nutricionales del lactante, llega a sus vidas una etapa fundamental para su nutrición y salud, la alimentación complementaria la cual, según la OMS, debe iniciarse a los 6 meses de edad, y su deficiente organización y preparación predispone a una malnutrición.

Debemos concientizarnos de que el ejercicio físico es un aliado para el descenso de peso y la vida sana. En la Biblia, encontramos dos puntos clave de gran valor entre la nutrición y la actividad física. En Romanos 10.17 Pablo nos dice: "Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo" (NVI). Este pasaje nos muestra que nos alimentamos a través de escuchar la palabra, de adquirir y asimilar conocimientos nuevos, y esto produce en nosotros fe, nutriente por el cual crecemos y nos fortalecemos.

Revista Quehacer Femenino Nro. 227
Continúa Pág. 13 y 14

Amiunes García María José
Licenciada en Nutrición
mariajoseamiunes91@gmail.com
Iglesia Bautista Pueblo Nuevo Berisso



Mujeres Bautistas Argentinas
Virrey Liniers 42 - Piso 4 | Capital Federal | Tel: 54 011 4864-2711 Int.120
Copyright 2011 Mujeres Bautistas Argentinas . Todos los derechos reservados

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player