Quienes Somos    Congresos    Acción Comunitaria    Familia    Afiliación    Docencia    Contacto Quehacer Femenino
24 de septiembre de 2016 Homepage  
¡Obra en construcción! Mayordomía

El lema de las mujeres bautistas para los años 2015/16 es "Mujeres que construyen...".
Esto me resulta como disparador de varios temas, algunos de los cuales ya se han estado considerando en los encuentros y artículos de QF.

El término construir (definición: edificar, cimentar, erigir y fabricar una obra), tiene relación con muchos otros con los cuales de alguna manera se complementan, como agrandar, aumentar, acrecentar, desarrollar, estirar, atrever, progresar, prosperar, adelantar, subir, etc.. En general cuando algo está en proceso de construcción, se espera que dependiendo de qué se trate, la construcción tenga un fin de obra. Pero quisiéramos hacer énfasis en una cuyo final de obra no tenemos idea de cuándo será, dado que se trata de la vida personal. En este caso no se trata de desidia, ni falta de objetivos, sino que si bien hay voluntad, propósito, el fin de obra solo lo sabe Dios. La cuestión es tener en claro qué hay que seguir construyendo , para tener "vida abundante".

En Isaías 54.3-4 se lee la siguiente exhortación: "Ensancha (...) alarga y refuerza (...) extenderás" De "tu tienda", de aquello que te pertenece y con lo que dispones. La tienda no solo se extenderá en lo exterior, sino el espacio interno tendrá más posibilidades.

Meditemos en este pasaje, en su sentido metafórido, sin considerar en este momento todo el significado que tuvo para el pueblo que fue su destinatario primario. Solo baste señalar que el profeta está dirigiéndose al pueblo de Israel, que estaba cautivo en Babilonia y al que se le anticipaba el regreso a su tierra. El profeta Isaías, en los versículos 1 y 2, plantea un panorama muy desventajoso de cómo se veía el pueblo a los ojos de Dios. Era como una mujer estéril, que nunca había podido dar a luz, por una imposibilidad que estaba más allá de sus deseos de tener hijos. Se sabe que en ese contexto oriental, y en su época, para una mujer esa situacón mostraba a alguien en desventaja, de poca valía, de exposición a burla (ej. Ana, Sara y otras).

No obstante, el Señor dice por medio del profeta que esa situación él se iba a encargar de revertirla, pero que el pueblo tenía que hacer algo. La mayoría de las promesas del Señor requieren nuestra participación, eso no significa que sea de la misma dimensión de lo que Dios Hace. Lo que le indica es: ensancha, alarga, refuerza, extiende lo que ya tienes. Las Escrituras, especialmente el Nuevo Testamento siempre instan a aquellos que hemos decidido por Cristo, a seguir, renovar, crecer, etc. La vida cristiana no sólo tiene un comienzo, sino un proceso y un final. Cuando Dios te dice, a través de su Palabra, no importa la situación en la que estás: crece, extiende, ensancha. Cuando el Señor confirma esto, quiere decir, que es tiempo de puertas abiertas, a donde nadie te podrá impedir lo que Él quiere hacer contigo.

"Ensancha (...) alarga y refuerza (...) extenderás" De "tu tienda", de aquello que te pertenece y con lo que dispones. La tienda no solo se extenderá en lo exterior, sino el espacio interno tendrá más posibilidades. Isaías 54.3-4

Si no somos constructoras de nuestra propia vida, mal podremos ofrecer elementos para que otros lo hagan. Una de las cuestiones más peligrosas en cualquier aspecto de la vida, es estancarnos. Algunos temas a tener en cuenta:

- Crecimiento proporcional en todas las áreas.
- Crecimiento en cualquier etapa de la vida
- Con el ejemplo
- Facilitando posibilidades
- Dejando que el otro haga su propio proceso


Que cada una pueda meditar con el Señor, qué aspectos de su vida están paralizados o necesitan seguir creciendo.
"Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas" (Isaías 54.2-3, énfasis agrefado)

Irene Genoni
Licenciada en Psicología y Teología.
Posgrado en Clínica Psicoanalítica, Resolución de Conflictos y Mediación.
Desarrolla su profesión y en su congregación ministra en discipulado y
enseñanza bíblica. Miembro de la Iglesia del Centro, Bs. As.

Extracto de nota extraída de Revista Quehacer Femenino Nro 232, página 17



Mujeres Bautistas Argentinas
Virrey Liniers 42 - Piso 4 | Capital Federal | Tel: 54 011 4864-2711 Int.120
Copyright 2011 Mujeres Bautistas Argentinas . Todos los derechos reservados

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player